¿Por qué deberías cuidar tu piel con cosméticos de calidad comestible?

La salud nunca pasa de moda. Tu salud no tiene precio, y seguro que haces un esfuerzo para preservarla con una alimentación saludable, una vida activa, o haciendo meditación de vez en cuando. ¿Sabías que los hábitos de cuidado de la piel pueden afectar a una buena parte de nuestra salud? Nuestra piel es el órgano sensorial más grande, que no sólo respira, sino también absorbe las cremas y aceites que aplicamos sobre ella y en unos pocos segundos entran en el torrente sanguíneo. Los componentes químicos sintéticos de los cosméticos tradicionales empiezan a circular libremente en nuestro cuerpo, dejando atrás a menudo efectos secundarios desagradables. Con este artículo queremos animaros y ayudaros a todos a tomar decisiones tan conscientes en el ámbito del cuidado de la piel, como en vuestra dieta.

Utilizar cosméticos con componentes sintéticos es un juego muy atrevido, si no inmediatamente, pero a largo plazo es definitivamente perjudicial para nuestra salud. La siguiente lista contiene las sustancias nocivas más comúnmente utilizadas en los cosméticos tradicionales, y repasamos sus efectos adversos:

Los parabenos: conservantes, que son extremadamente dañinos para el sistema hormonal, pueden agravar la condición del asma, aumentan el riesgo de cáncer de mama, y aceleran el envejecimiento de la piel.

Silicona: cubre casi herméticamente la piel, que por tanto no es capaz de respirar correctamente, se pueden producir irritaciones de la piel, adicionalmente causa un impacto ambiental negativo, ya que no es biológicamente degradable. (A menudo se denomina como "dimeticona" en la lista de los ingredientes.)

BHT: altamente cancerígeno, alergénico, afecta al sistema respiratorio, causa irritación grave al tener contacto con el ojo.

Polietilenglicol: cancerígeno, reduce la humedad natural de la piel, acelerando así el proceso del envejecimiento.

Aluminio: altera el sistema endocrino, cancerígeno, bloquea los poros, no permite que la piel respire adecuadamente, lo que conduce a la irritación.

Sodium Laureth Sulfate: reseca la piel, al tener contacto con el ojo puede causar irritación severa, altamente cancerígeno.

Las fragancias sintéticas: agravan el asma, la migraña, la alergia, y resecan la piel.

No suena demasiado bueno, ¿verdad? Sin embargo, estos "venenos diarios" se encuentran en las lociones corporales y desmaquillantes, en los desodorantes, etc. ¿Cuál es la solución? ¡Alimenta tu piel con calidad comestible!

¿Qué es la calidad comestible?

NaTrue (www.natrue.org) es una organización que califica los fabricantes de cosméticos bio en base a varios criterios como la calidad y origen de los ingredientes, tipo de embalaje, etc. El grado más alto de esta calificación es la „calidad comestible”, lo que significa productos que contienen ingredientes 100% orgánicos, y no contienen en absoluto los productos químicos sintéticos mencionados anteriormente en ellos. Aunque nuestros productos son destinados para usos cosméticos, si quieres, puedes probarlos, para tener así más confianza en ellos. No hay riesgos para la salud, solamente beneficios.

Las materias primas de nuestros productos de calidad comestible son:

- aceites: prensados en frío, virgen extra, provienen mayormente de plantaciones certificadas

- mantecas: crudas, sin refinar

- aceites esenciales: 100% puros

- y vitaminas: 100% naturales

No te asustes, no es necesario tirar por la ventana todos tus cosméticos convencionales en este momento, pero esperamos que te animes a cuidar tu piel a partir de hoy con algo que incluso te comerías.

Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información